martes, agosto 02, 2016

Unas líneas sobre STRANGER THINGS

Stranger Things (The Duffer Brothers, 2015) ha logrado ponerme en un punto intermedio entre el aplauso y el mohín de desaprobación. La serie contiene una importante suma de ingredientes que suelen entusiasmarme, cuenta con un magnífico reparto en el que se adivinan futuras estrellas -amén de recuperar a esa musa eterna que es Winona Ryder-, y logra no perder un ápice de interés durante el transcurso de ocho episodios que se devoran de un modo casi preocupante. Pero a pesar de sus no pocas virtudes y las horas de entretenimiento que ofrece, también tuve en más de un momento la sensación de encontrarme ante un producto no tan especial como algunos están afirmando y sin el cual, sinceramente, también habríamos seguido respirando sin problemas. Como tantos otros, a decir verdad.
Aun entendiendo el propósito de sus creadores -evocar una época merced a un remix masivo que bebe de innumerables fuentes-, su desaforado afán homenajeador, tan obvio y desprovisto de la menor delicadeza en ciertos momentos, logra ubicar la serie en el siempre discutible territorio de la fotocopia. Quizá sea ese, y solo ese, el único problema de Stranger Things, aunque no pierdo de vista que esto, finalmente, también dependerá de cada espectador y su respectivo grado de exigencia. Y admito que no sé en qué punto está el mío tras, a pesar de mis remilgos, haber disfrutado, sí, de tanta originalidad ausente.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal